Foro rol oficial de los administradores de Irrational Gaming


    ¿Qué es un Vampiro?

    Comparte
    avatar
    Ardguevald
    Admin

    Mensajes : 193
    Fecha de inscripción : 18/02/2016
    Edad : 26
    Localización : Viajando seguramente

    ¿Qué es un Vampiro?

    Mensaje por Ardguevald el Vie Feb 19, 2016 3:24 pm

    Vampiros.



         
    Los Vampiros son muertos vivientes, y deben alimentarse de la sangre de los vivos. Un Vampiro está clínicamente muerto, su corazón no late, no respira, su piel está fría, no envejece, pero aún puede pensar, caminar, hablar, cazar y matar. Por eso, para mantener su inmortalidad artificial, debe consumir sangre periódicamente. Algunos vampiros penitentes se alimentan con sangre de animales, y ciertos antiguos deben cazar y matar a otros de su clase para subsisitir, pero la mayoría lo hace de la sangre de su raza original.

          Como también se sabe, muchos de los vástagos más jovenes optan por beber sangre de animales, simplemente por el hecho de que aún no se han acostumbrado a la idea de herir o agredir a una persona humana. Esto es normal, pero en las primeros meses todos los vampiros acaban aceptando lo que son. En muchos aspectos, la forma de pensar del vampiro adopta una serie de comportamientos que son más propios de un depredador solitario que de un omnívoro común.

          Para transformar un mortal en un no-muerto, no se debe dejar ni una gota de sangre a la víctima y acto seguido ser alimentada con un poco de la sangre del vástago que le atacó. Este proceso llamado Abrazo, es lo que causa la transformación mística de humano a vampiro.

          Comprenderá que es diferente, y se mantendrá alejado del mundo mortal. Se hará cargo de que su existencia dependerá del secreto y el control. Las cosas degenerarán a medida que el chiquillo crezca. La vida humana, tan corta y vulgar en comparación con la suya, tendrá menos valor, hasta que el "rebaño" mortal que le rodea no signifique más que un enjambre de molestos insectos. Los vampiros antiguos son los más monstruosos seres que el mundo haya conocido.

          La luz del sol quema a los vampiros. Si los vampiros no se esconden del sol, mueren, aunque algunos pueden resistir el toque de sus rayos durante períodos cortos de tiempo. Son criaturas nocturnas, y a la mayoría les resulta extremadamente difícil mantenerse despiertos durante el día, incluso en áreas protegidas.

          Los vampiros no son repelidos por el ajo y el agua corriente como muchos creen, pero sí son repelidos por las cruces y otros símbolos religiosos, aunque sólo si el portador del símbolo tiene una gran fe en el poder que éste representa.

          Los vampiros no mueren si su corazón es atravesado con una estaca, sólo lo paraliza hasta que le sea extraída. El poder de un vampiro aumenta con la edad: a medida que crecen en edad y entendimiento, aprenden a utilizar su sangre para invocar poderes mágicos y secretos, a los que llaman Disciplinas.



    ¿De verdad quieres ser Vampiro?



         
    Has oído nuestras leyendas, no sabes qué parte creer y qué parte no, pero aunque desees pertenecer a nuestra Estirpe, no sabes qué será hasta que no lo seas. Y entonces será tarde para retroceder.

          Dependiendo de quién te inicie, quién sea tu padre en la sangre, tanto tus poderes como tu metamorfosis será distinta, pero hay algunas cosas seguras:

          Si hay alguien que te dispara, te dolerá un momento, pero cuando la herida se cierre tendrás ganas de reír. Cuando ese "humano" huya, serás tan rápido que estarás a su lado cuando entre en el coche. Serás tan fuerte como para arrancar la puerta del auto y lanzar contra una pared a su ocupante. Le sonreirás, revelándole tu naturaleza al tiempo que tus afilados colmillos, te lanzarás sobre él y beberás su sangre como venganza ¿Verdad? Quizá puedas levantar el coche y lanzar a ambos contra una pared, o estar en el asiento del acompañante antes de que le de tiempo a arrancar, o detenerle con una palabra y hacer que se arrodille y se deje matar frente a un ejército animal que tú invocarás con sólo un pensamiento. Eso es lo bonito. Te explicaré cómo es realmente:

          En primer lugar, esa fuerza, esa velocidad, y ese increíble aguante te dejará hambriento. Los poderes especiales que aprendas de tu padre en la sangre también te darán hambre, o dolor de cabeza, o te exigirán talentos que jamás pensaste necesitar. Y ese hambre me lleva a algo importante:

          Crees que puedes conocer el hambre, pero te aseguro que no conoces el Hambre. Es más de lo que puedas imaginar. Si pasas una semana en ayunas rodeándote de manjares recién hechos aún no comprenderás lo que es. La sangre. Es lo único que necesitas, pero la necesitas con mucha más intensidad que cualquier otra cosa que puedas imaginar. El Hambre lleva tu cuerpo. A veces permite que lo manejes, pero si no te alimentas se liberará, y devorará a cualquiera que tengas a tu lado. Tu madre, tu hermana, tu esposa, tu hija... Cualquiera. No podrás controlarlo y te despertarás al lado de su cadáver ensangrentado, con la mirada de sorpresa que la muerte que alguien a quien creía amar le ha clavado. Y te mirará directamente. O también puedes desangrar a cualquiera que pase por la calle. Y quizá no lo lamentes. Hasta que estés sólo y tu propia mente te diga que ese hombre no merecía morir. Ese hombre era hijo, padre, hermano y esposo. Ese hombre tenía gente que le amaba y que no podrá valerse sin él. ¿Quién les compensará? O quizá mañana oigas en la televisión que murió desangrado un hombre, padre de cuatro hijos, que trabajaba en una asociación de ayuda a niños maltratados. El Hambre es fuerte. Pero también lo son los remordimientos. Crees que podrás seducir a cualquiera, beber su sangre y conseguir que siga enamorada de ti. Lo más posible es que empiece a gritar en cuanto le sueltes. Y grite hasta que le mates. Y volvemos a lo mismo. Tú mismo estuviste en ese lugar. Puedes pensar que estás vengándote, pero ninguna de esas personas te hizo el menor daño. Tendrás miedo de pasar Hambre y miedo de alimentarte. Imagina un pasillo con una habitación a cada lado, con balas silbando por el pasillo. En una habitación estás tú, en la otra, agua y comida. Y así será tu vida. Al final, tirarás la vida eterna que deseabas y te lanzarás a la muerte para huir de tu Hambre y tu Culpa. O bien te vuelvas loco antes. O bien lo que tirarás será tu propia humanidad, y te conviertas en el monstruo que todos creerán que eres.

          Los demás: Quizá pienses que pueden comprenderte, que te aman y eso les hará ver tu alma. Por supuesto. "Escucha cariño, quería evitar la muerte y para eso me he convertido en un monstruo que bebe la sangre de los vivos para evitar su propio funeral, y que puede que un día desangre a nuestra preciosa y pequeña hija" ¿Te parece gracioso? Pues imagina que eso fuese la verdad. Si no te cree te enviará al manicomio y te apartarán de todo lo que amas. Si te cree, intentará huir con tu hija a la menor ocasión y dejarte solo. Sólo otros vampiros podrán seguirte. Podrás querer Abrazar a tus seres queridos, y condenarles al Hambre y la Culpa para poder ver como enloquecen, se suicidan o se convierten en asesinos sin piedad. Y el resto de los vampiros. ¿Con cuánta gente te encuentras en un día? ¿mil? ¿cinco mil? Eso significa que cada mes quizá encuentres a otro de tu nueva especie. La soledad adquiere un nuevo significado en esta forma de vivir. Si es que puedes llamarlo así. ¿Y cómo será él? De la gente que conoces, ¿a cuántos querrías acompañar durante el resto de tu vida? De los vampiros que conozcas ¿Cuántos crees que entrarían en ese grupo? Si odias estar solo, o hacer sufrir a los que amas, ser vampiro no es para ti.

          Y eso no es todo. ¿Alguna vez te has sentido enfadado? Bien. Piensa en la ocasión en tu vida que más rabia ha despertado en ti. Eso no es nada. Los vástagos llevamos varias maldiciones, y una de ellas es algo que muchos llamamos "La Bestia". Es algo salvaje que está en el fondo de tu alma, furioso y animal, sin principios, ni control, ni inteligencia. Sólo pasiones primarias: furia, miedo, hambre... Siempre está alerta, preparada para tomar el control, y cuando algo te enfurezca, intentará hacerlo. Podrás sentir cómo se agita en la boca de tu estómago, arañándote por dentro y rugiendo venganza por cualquier nimiedad. Y tu Hambre la hará más fuerte. Y si consigue tomar el control, quizá despiertes saciado rodeado de una docena de nuevos cadáveres que añadir a los que ya hayas matado antes. Una docena de muertes con las que cargar en tu conciencia durante más tiempo del que puedes imaginar. Las palabras años, lustros y décadas, apenas tienen significado. Quizá es por esto que muchos Antiguos, los más ancianos entre nosotros, duermen durante siglos. Para escapar a esa maldición.

          Si no te gustan ni los juegos políticos ni el campo, tampoco deberás ser un vampiro. Si no te gusta el campo, tendrás que vivir en una ciudad, y si vives en una ciudad entrarás en política. Si no quieres hacerlo, serás un simple peón. Y cuando el tiempo te haya dado poder y te haya hartado de ser manejado como un pelele, serás un peón con otros peones por debajo de ti. Las intrigas que pueden tener los mortales no son nada comparadas con las nuestras. Los mortales piensan en función de semanas, meses, a veces incluso años. Los vampiros podemos pensar en siglos. La paciencia es algo que muchos manipuladores vampíricos aprenden. Si algo sale mal, nosotros sí que podemos tirarlo todo y volver a empezar. Nos dará tiempo. Son juegos. Juegos de poder, juegos peligrosos, pero juegos. Juegos que te distraen de todas las maldiciones que te he contado y de otras más. Juegos con los que podrás entretenerte mucho tiempo. Como si te faltasen las piernas y lo único que te permitiera olvidarlo fuera una partida de ajedrez que durara el resto de tu vida. Y en cuanto al campo, bien. Si hay vampiros fuera de las ciudades son los Gangrel, y pueden tomarse mal la intrusión de otros vástagos en sus zonas. Eso sin contar a los Lupinos. Seres peludos de casi tres metros de alto, con colmillos tan largos como tus dedos y manos capaces de agarrar tu cabeza sin problemas. Y aplastarla. Su fuerza es tal que sólo algunos vampiros poderosos se atreven a enfrentarse a ellos. Y no siempre vencen.

    Y después de todas estas explicaciones debo decirte dos cosas. Una buena y otra mala. La buena es que no te he contado todos los problemas de los vampiros, pues tu vida entera, si volviese a empezar, no sería suficiente para una pequeña parte, pues quedan grupos de los que nada sabes y peligros que ignoras. La mala es que no está permitido que ningún humano sepa nada de lo que te he contado. Puedes beber mi sangre y convertirte en mi Esclavo, puedes elegir ser Abrazado y enfrentarte a una existencia como la que te he descrito. O puedes morir.

          Bien, el tiempo se acaba.
          ¿Qué vas a elegir?


    _________________


    Elige un trabajo que te guste y no tendras que volver a trabajar en toda tu vida.

    Los amigos de verdad son tus hermanos que no comparten tu sangre y eso los convierte en tu familia, pero no tu familia sanguinea... Sino la familia con la que elegiste estar por el resto de tu vida.

    Según mi experiencia personal existen solo tres motivos por los cuales la gente agarra el habito de fumar... Preocupaciones, arrepentimientos o ansiedad... Asi que antes de juzgar a alguien, ponte en sus zapatos y quizas entiendas sus motivos.

    Como GM:

    Narro
    (Aclaro)
    -Converso

    Como jugador:

    *Pienso*
    -Hablo
    Actuo

      Fecha y hora actual: Sáb Nov 25, 2017 3:54 am